miércoles, 6 de septiembre de 2017

EL ANILLO VINDIO (CORNIÓN)

 Después de una larga temporada con pocas oportunidades de subir a la montaña nos juntamos tres de nosotros para realizar el recorrido del Anillo Vindio, la propuesta más corta del Anillo de Picos, una ruta circular que recorre el Cornión pasando por sus tres refugios y que se recomienda realizar en cuatro etapas, la opción que nosotros escogemos.

  1ª ETAPA
 Nos desplazamos a Caín para comenzar nuestra ruta por la garganta del Cares, ascender la canal de Trea y alcanzar la Vega de Ario.
 Se recorren casi tres kilómetros por el desfiladero en dirección a Poncebos.
 
 
 
 

 Y después de cruzar el Puente Bolín entramos en la canal de Trea. En su parte baja están los mayores desniveles que la senda supera serpenteando por algunos bosquetes de tilos de montaña.

 Las mejores vistas quedan a nuestras espaldas: las paredes de los Urrieles en el sector de Dobresengos. En su parte baja se intuye el enorme tajo tallado por el Cares.

 Y la que se puede considerar la única pifia de todo el recorrido, nos salimos de la parte central de la canal y nos echamos a un costado despistados por el gps y por un pequeño sendero que acaba desapareciendo en un terreno muy inclinado que por precaución nos obliga a echar manos. Recuperamos el rumbo por una pradera en la zona alta que nos devuelve a la parte central de la canal.

 El Cares a cada paso va quedando más abajo.

 Sin dificultades técnicas pero no sin esfuerzo llegamos a la zona más alta. La canal da paso a un terreno kárstico y laberíntico, de ascenso más suave y muy bien señalizado por jitos y marcas amarillas que nos deja a la entrada de la Vega de Ario.

 Llegamos a la Vega y atravesamos la majada pastada por las casinas y en la que quedan en pie un buen número de cabañas. Las mejores vistas siguen estando a nuestra espalda, hacia los Urrieles.
 
 

 Al fondo de la vega, entre la niebla, final de etapa en el refugio Marqués de Villaviciosa.
 

 Vista desde el refugio de la Vega de Ario hacia el macizo central; por la derecha el Jultayu y al fondo los Urrieles.

 Después de la cena, montañeros y refugieros nos acercamos a unas alturas en el costado de la vega desde donde el día nos regala esta puesta de sol. Estamos mirando hacia el oeste, bajo las nubes está buena parte de Asturias.
 

  2ª ETAPA
 Nuestra segunda etapa nos llevará de la Vega de Ario al refugio de Vegarredonda.
 Así de luminosa estaba la mañana en el refugio, aunque se hacía notar la presencia de humo hacia los Urrieles, probablemente de un incendio en tierras de León.

 En compañía de dos montañeros con los que compartiremos gran parte de la ruta salimos en dirección sur hacia la Vega de Aliseda. En el refugio recomiendan hacer la travesía por los Lagos por lo complicado que es el terreno en Aliseda pero la meteorología acompaña y sabemos que esta ruta está bien señalizada. En el fondo de las primeras fotos están el Cuvicente, la Torre de la Celada, Peña Blanca y la Robliza; en la primera de ellas asoma timidamente en la distancia la cumbre de Peña Santa.
 
 

 Una mirada atrás hacia los Urrieles desde la Vega de Aliseda.

 Seguimos ruta por la vega, un terreno accidentado con continuos zig-zag y sube-baja pero muy bien jitado. En el horizonte, entre otros picos, el Redondo del Conjurtau.
 
 
 

 Recorrido muy pedregoso con muchas llambrias en el que aparecen muchas bocas de simas.

 Así hasta llegar al refugio J.M. Remis de Vegarredonda donde termina nuestra segunda etapa.

  3ª ETAPA
 Esta será la más larga del anillo, unos 16 km hasta llegar al refugio de Vegabaño en el valle de Valdeón.
  Salimos de Vegarredonda hacia el refugio viejo en ascenso por la Llampa Cimera, para encontrar la bifurcación, bien señalizada, que nos desvía hacia el Porru Bolu...
 

 ...que aparece más adelante con su perfil inconfundible.

 Seguimos el ascenso dejando a nuestra izquierda el Porru Bolu y flanqueando las paredes de los Argaos y Barrastrosas.


 En una mirada atrás vemos parte del camino recorrido y al fondo, por delante de la niebla, se aprecia la carretera de subida a los Lagos y el Ercina.

 Los rebecos, una presencia constante durante toda la travesía.

 La senda asciende por la pradera de la cuesta de Cebolleda.

 Bordeamos el Requexón en la parte alta de la cuesta, cerca ya de la collada Les Merines que nos dará paso a la zona de Fuente Prieta.

 Después de pasar Les Merines llegamos a Fuente Prieta. El sendero que se aprecia en la ladera se dirije a la horcada de Santa María, el nuestro sigue por debajo y a la derecha por un terreno muy pedregoso bordeando la Torrezuela.

 En esta parte del recorrido los únicos obstáculos son pequeñas trepadas que se superan sin ninguna dificultad.

 Y llegamos a la collada que se abre al jou de Las Pozas.
 

 Estirando el  zoom vemos un montañero en la Torre de la Cabra Blanca.

 El jou se aprecia en todo su tamaño, habrá que descenderlo en parte para tomar la cuesta que nos acerca a la Horcada de Las Pozas y más allá a Vega Huerta. Estamos en el mundo de la caliza, el jou es enorme, con un terreno muy pedregoso y casi sin vegetación pero de una gran belleza.
 
 
 
 
 

 Llegamos a la Horcada de Las Pozas...

 ...y tras superarla descendemos hacia la vega atravesando canchales y algún que otro paso donde hay que ayudarse de las manos.
 
 

 El pedrero que queda a nuestra espalda es el que asciende a la Forcadona, una ruta alternativa a la nuestra, que también comunica Vegarredonda y Vegabaño pasando por el Jou Santo, las Barrastrosas y el Collado La Fragua. Esa ruta la podéis seguir AQUÍ

 En los flancos de Peña Santa hacemos la parada principal del dia: comida y pigarzo. Al fondo Peña Ten y Pileñes y más cerca los bosques de Valdeón y las camperas de Vegabaño.

 Y en un descenso más suave alcanzamos Vega Huerta dominada por la impresionante cara sur de Peña Santa.
 

 Recibidos por el perro de unos montañeros que estaban en el refugio-vivac de Vega Huerta, reponemos agua en su fuente...

 ...y ascendemos por la senda que lleva al inicio del Camino del Burro.

   En una mirada atrás a Peña Santa se aprecia la Horcada de Las Pozas, el canchal que asciende a la Forcadona y nuestro recorrido hasta Vega Huerta.

 Ya en el Collado del Burro la última mirada a Peña Santa...

 ...y descenso por la canal del Perro hacia el Frade. La canal del Perro tiene tramos bastante pendientes y con un terreno muy fragmentado de pequeñas piedras y arena propenso a los resbalones. Desde lo alto de la canal se abre el paisaje a las tierras de Valdeón...

 ...y pronto aparece el Collado del Frade con su refugio en la parte alta de la vega.
 
 

 Aquí veremos los últimos rebecos.

 En el descenso nos vamos acercando a los bosques de Valdeón con las cumbres del Precornión, el Cantu Cabroneru y Peña Beza.

 Y para llegar el refugio de Vegabaño sólo queda recorrer el bosque de Cuesta Fría y cruzar el río Dobra. Desde él se ve la cara sur del Cornión por encima de la niebla, y en su parte derecha la collada del Burro y comienzo de la Canal del Perro.                      


  4ª ETAPA
 La última etapa será simplemente el regreso desde Vegabaño a Caín. El día amanece fresco y lluvioso y escogemos la opción de bajar a Valdeón por los puertos de Dobres. La senda sale de la parte trasera del refugio y asciende suavemente por el hayedo hacia lo alto del puerto. La lluvia no da tregua y sin paradas bajamos desde el puerto por un sendero muy estrecho y casi escondido en la maleza en su parte alta, desde donde se va abriendo poco a poco hasta comunicar con las pistas y caminos que vienen de Caldevilla de Valdeón; desde allí continuamos por asfalto a Soto y Posada de Valdeón y finalmente Caín.
 
 
 
 
 
 
 
 
  

















  

 


3 comentarios:

  1. Monsieur Yanes, vos photos sont vraiment magnifiques!Chapeau bas!

    ResponderEliminar
  2. Nunca defraudas. Estupendo. Besos. Mariló

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante, espero hacer esta ruta este agosto y tu descripción de los recorridos me ha resultado esclarecedora al igual que las magníficas fotografías. Muchas gracias.

    ResponderEliminar