sábado, 21 de mayo de 2011

LAGOS DE SOMIEDO Y PICOS ALBOS.

 En nuestra salida de Mayo nos fuimos a Somiedo con la intención de ascender uno o varios de los Picos Albos. La ruta que escogemos comienza en el pueblo de Valle del Lago y recorre una pequeña parte de la vega que lo separa del lago, antes de desviarse para alcanzar la Braña de Sobrepeña; desde allí buscaremos la Vega de Camayor y desde ella los lagos Cerveriz y Calabazosa para subir a los Albos y regresar por el Lago del Valle.
 En esta ocasión el grupo estaba reducido a pesar de contar con una nueva incorporación: Juanra que puso a prueba sus piernas en una dura ruta de montaña y "Spot" que repetía y que volvió a demostrar que es uno de los que más disfrutan de la montaña.
 La foto de salida cerca del barrio alto de Valle del Lago, L' Auteiro, que atravesaremos para entrar en la Vega que lo separa del lago.

  Tras algo menos de dos km aparece la bifurcación que nos desviará de la ruta principal por el Lago del Valle hacia los Lagos de Saliencia.

 La ruta en seguida gana altura y nos levanta por encima del valle que vamos dejando a nuestro costado y tras varias revueltas nos lleva hasta la Braña de Sobrepeña, una braña piquiñina con un par de teitos en ruinas, algún corro y unas pocas cabañas.

 En la braña viramos en dirección sur para acercarnos a la Vega de Camayor. El camino asciende desde la braña por las laderas pobladas de retamas ("xestas" en el occidente) en plena explosión primaveral.

 En una mirada atrás vemos el camino recorrido por la vega desde Valle del Lago. Por la parte izquierda una cabaña de la parte alta de la Braña de Sobrepeña y al fondo, entre dos picachos, la cumbre alargada de Peña Chana.
  
 Llegamos a las praderas de la parte norte de la Vega de Camayor. Los pastos ya estaban abiertos para el ganado y se veían los primeros rebaños de vacas y yeguas, donde estarán hasta pasado el verano.
  
 Recorremos la Vega de Camayor buscando el camino de la zona alta de la montaña, en la que están los Albos. A continuación de esta vega está la de Fresneu que atravesamos en parte. Un poste nos indica que estamos en la ruta AS-15.

 Buscamos la parte este de la vega para acercarnos a los primeros lagos, el Cerveriz y Calabazosa.

 El Lago Cerveriz, a 1.610m, el primero que nos encontramos.

 Sin ver jitos buscamos una canal que nos lleve hacia los Albos. Ganamos altura sobre la vega y pasamos por encima de los lagos, siempre sin un camino claramente definido. El segundo lago que encontramos, el Calabazosa o Lago Negro (1.630m), el que embalsa el mayor volumen de agua de los lagos asturianos y que también es el más profundo (50m)

 Tras superar los primeros lagos llegamos a la laguna Cebolleu. Aquí no nos queda más alternativa que ganar altura rapidamente para evitar alejarnos demasiado de los Albos; ya llevábamos casi cuatro horas de marcha y todavía no veíamos sus cumbres. En la primera foto la laguna Cebolleu. En una mirada atrás vemos los dos lagos: el más alejado el Cerveriz y en primer término el Calabazosa.

 Subimos por una canal pindia que nos lleva a una pequeña collada, tras la que entramos en la zona de las Morteras. Al fondo y ya en dirección norte vemos la cumbre del Albo Oriental. Entramos en un terreno muy irregular, con continuas subidas y bajadas y esta vez ya encontramos los primeros jitos. Antes de alcanzar la cresta del fondo que lleva por la derecha al Albo Oriental, haremos un alto para la comida principal del día.

 En una panorámica vemos en la parte derecha los tres Albos, de izquierda a derecha el Oriental (2.109m), Occidental (2.072m) y Central (2.052m); a la izquierda de ellos la zona de las Morteras y por su parte izquierda la cumbre de Peña Orniz (2.194m).

 Una vez alcanzada la cresta nos acercamos al Albo Oriental para tantear el terreno y subir a la cumbre. Las previsiones anunciaban tormentas por la tarde y desde allí vemos como se oscurece el cielo y se carga de nubes en dirección norte, la de nuestra marcha, por lo que decidimos ascender el Occidental que nos dejará más cerca del descenso hacia el Lago del Valle.

  En la foto siguiente, de izquierda a derecha, el Central y el Occidental.

 Tras un ascenso fácil llegamos a la cumbre del Occidental, desde allí vemos la niebla y con más claridad la amenaza de la tormenta que se está formando en el Valle del Lago.

 Desde la cumbre, las panorámicas del lago y el valle son impresionantes. De izquierda a derecha se ve, por la parte alta la zona de las Morteras, el Lago del Valle y toda la vega que debemos recorrer para regresar al pueblo de Valle del Lago.

 El cielo cada vez está más oscuro. Sin perder tiempo buscamos una vía de descenso hacia el lago; no hay ruta marcada, pero la ladera que desciende de la cumbre no parece difícil a pesar del desnivel. Nos lanzamos monte a través sin perder de referencia el lago en todo el descenso.

 Justo cuando llegamos al lago comienza a descargar la tormenta; guardamos la cámara, plegamos los bastones y nos ponemos ropa de abrigo para los últimos 6 km que quedan hasta Valle del Lago. La tormenta fue impresionante. La tuvimos  encima de nosotros hasta el final de la ruta: agua, granizo y rayos; algunos los vimos descargar directamente sobre las montañas de los costados de la vega levantando nubes de polvo y rocas como si hubiera explotado un barreno. Las fotos siguientes están hechas en la vuelta al Valle, en un pequeño respiro que nos dio la tormenta.


No hay comentarios:

Publicar un comentario